"Solo venciéndote vencerás"

Entrega de armas

Entrega de Armas

En los Ejércitos de occidente, la entrega de un arma (espada), constituye un compromiso de honor para quien lo recibe. La entrega y conservación de un arma representa el compromiso de mantenerla digna e inmaculada. La entrega de armas, en lo que atañe a la tradición de los ejércitos hispanoamericanos, tiene origen en la tradición española. En el diccionario militar de Cabanellas y el diccionario enciclopédico de la guerra, dos obras que recogen los orígenes de las tradiciones y costumbres militares, no consta la 'entrega de armas', pero sí la 'entrega de banderas', como acto solemne en que recibe su enseña determinada unidad militar, con oportunidad de una fecha cívica de recordación histórica y con la presencia de autoridades civiles, militares, eclesiásticas y público en general. El reglamento de Honores y Ceremonial Militar para la Fuerza Terrestre, establece normas generales para esta ceremonia. Dice: 'Se realizará en forma periódica en los institutos, unidades e instituciones militares que preparan al personal de aspirantes a oficiales, a tropa y conscriptos, a la terminación de la primera fase del período básico de instrucción'. Dentro de estas normas se incluye la denominada promesa colectiva, cuya fórmula la pronuncia el Segundo Comandante o el Subdirector de personal que recibe las normas: su texto es el siguiente: 'Al recibir este fusil en vuestras manos, habéis quedado armados soldados de la Patria; vuestros pechos se sienten enchidos de gozo y el orgullo aflora a vuestros corazones. Al entregaros estas armas y comprometeros a serviros de ellas para la defensa del territorio nacional, de sus leyes e instituciones, yo os pregunto: Prometeis ser dignos de ellas y no mancillar vuestro honor y decoro empleándolas en las luchas fratricidas o en el servicio de mezquinos intereses...?'

La contestación: 'Si ... prometemos'.